Seguimos soñando (2-3)

Seguimos soñando (2-3)

Gloria y dolor de un Alba que reinó en un choque de contrastes y se impuso en la casa del Rayo Majadahonda

Sin descanso. Ni un segundo de respiro. Así fue uno de los encuentros mas intensos y vibrantes en las que ha estado involucrado el Albacete esta temporada. Desde el inicio hasta el final, el choque estuvo lleno de goles, ocasiones, intensidad y emoción. No se llevaba ni dos minutos y ambos equipos gozaron de ocasiones, pero fue el Alba quien golpeó primero. En el minuto 6 el cuadro visitante robó el balón en el campo majarero. Zozulia se hizo con el cuero y puso un pase al espacio para que Rei Manaj, con una perfecta mezcla de velocidad y clarividencia, se plantase en el área, encarase la meta rival y cruzase la bola. 0-1 y un comienzo inmejorable.

Pero la cosa no se quedó ahí. El equipo comandado por Ramis enseñó el colmillo y fue a por más. Así, en el minuto 11 le tocó a Roman Zozulia hacer gala de sus cualidades. Tras una jugada bien trenzada por los nuestros, Álvaro Tejero demostró por enésima vez lo gran lateral que es y colgó un centro perfecto para que el ucraniano cabecease de forma apabullante y doblase la ventaja. Inicio arrollador de unos jugadores que hacían las delicias de los aficionados albacetistas desplazados al Cerro del Espino.

A partir de ahí el Albacete supo jugar con su ventaja, frenar las acometidas rivales y esperar su oportunidad para atacar. Esa ambición conllevó que, cuando se cumplió la media hora de juego, Zozulia volviese a aparecer al cabecear un córner botado por Eugeni. El Rayo Majadahonda fue a por todas para que no se le fuera definitivamente el partido y en el 41 logró recortar distancias por medio de Manu Del Moral.

La segunda mitad no varió en cuanto a intensidad y ritmo. Ningún equipo frenó ni paró. El Rayo quería acercarse aún más en el marcador y el Alba matar el encuentro. El cuadro local, que se juega la permanencia, apretó pero la defensa manchega respondió con la solvencia que le caracteriza. Aunque en el minuto 52 Óscar Valentín marcó el segundo gol de los madrileños tras rematar en el área. Llegaron minutos de toma y daca en el que Tomeu y el entramado defensivo abortaron los ataques del Rayo. El Alba pudo marcar un cuarto gol pero el marcador no se volvió a mover y los hoy visitantes amarraron una meritoria victoria a domicilio para seguir soñando.

Publicidad

El Rincón de Valeriano Belmonte

Publicidad

Cityplan

Publicidad

Ley de Segunda Oportunidad

Publicidad

Publíkate

Publicidad

Coníferas del Júcar

Noticias relacionadas