Carta al Gobierno de España de un joven emprendedor

Carta al Gobierno de España de un joven emprendedor

Al Gobierno de España:

No daré muchos detalles, pero sin duda yo me consideró un ejemplo de valentía y superación en este país tan marcado por la cobardía a la hora de iniciar o de dar forma a una idea.

Los sueños están para cumplirlos, y eso decidí yo hacer hoy hace ya 2 años y medio, cuando comencé mi aventura como autónomo, como emprendedor en un sector muy complicado. Sabiendo todas las trabas y baches que me podía encontrar en el camino yo tomé la decisión de comenzar a caminar, aunque sabía que iban a existir muchos y grandes baches, pero que me levantaría… hasta encontrar el gran socavón que nadie tapó, pudiéndolo hacer.

Tal vez un joven de 18 años lo mejor que puede hacer es estudiar, tal vez y digo tal vez, porque uno, un día, decidió hacer realidad su sueño y abrir una empresa, ojo, con solo 18 años recién cumplidos. Pues se dio de alta como autónomo tan solo 3 días después de cumplirlos para comenzar cuanto antes a cumplir su sueño y a atravesar la meta, que, a día de hoy, cada vez se está alejando más y más, y ya falta aliento… y nadie le da agua, ni tan siquiera un abrazo que le anime a seguir.

Es una pena ver en los Institutos de Educación Secundaria y Universidades Españolas como los estudiantes cuando finalizan sus estudios quieren y desean tener un trabajo con nómina y con un horario u opositar, ser funcionario, para asegurarse así un empleo y sueldo fijo. Si nos vamos a otros países como Estados Unidos vemos que esta idea cambia totalmente, y que allí cuando los jóvenes finalizan sus estudios, quieren emprender un negocio, hacer realidad sus ideas, pero la mentalidad de allí es muy distinta a la de España.

Ser autónomo en estos tiempos en España es un peligro moral y también para la salud, sobre todo la salud mental. Cuando te das de alta en el Régimen de Autónomos, a partir de ese momento, comienzo absolutamente todo, una aventura, que tendría que ser feliz y cierta, pero no es así. Nada más inscribirte en el Régimen ya debes empezar a pagar una cuota, aunque baja, pero que se pasa en nada, y de que menos te lo esperas, se planta en casi 300 euros al mes. Una absoluta barbaridad. ¿Pagar por trabajar? Por emprender un negocio, por posiblemente dar de comer a muchas familias en un futuro. Lejos de dar los Gobiernos ayudas y facilitar el emprendimiento, ponen tapias y muros que cuestan, en muchos casos, saltar o derribar y ahora quieren poner las cosas aun peor.

Los autónomos son muy fuertes, ya tienen que estar muy malos para que se pongan a descansar o para que se cojan una baja, ya que depende de ellos mismos su supervivencia. Para colmo ahora el Gobierno de España quiere subir aún más el impuesto a los autónomos, ¿estamos tontos? La única justificación que dan es que cuando el autónomo enferme, le dará más ayudas, pero como he dicho antes, a un autónomo le cuesta muy, mucho enfermar. No se lo puede permitir.

Es inmoral que una persona tenga que estar trabajando solo y únicamente para pagar los impuestos que el Estado le pone cada mes. Estos señores del sillón deberían saber que para un autónomo un domingo, o un día marcado en rojo en el calendario no existe. Un autónomo, sobre todo en mi sector, esta ahí los 365 días del año y prácticamente las 24 horas del día.

¿Cómo se puede consentir que un autónomo que gana millones cada mes pague igual que uno que no llega ni a los mil euros? Pues no es lo mismo pagar 300 euros cuando se obtiene mensualmente 1.000.000 de euros que cuando se obtiene 800 o 1.000. NO

Este Gobierno, y todos, deberían saber que cuantos menos autónomos haya, menos riqueza habrá en el país y menos empleos. Ya que se cerrarán empresas y se despedirá a los trabajadores. Habrá más miseria.

¿Esto se podría arreglar? La respuesta es SI, pero, ¿se quiere? La respuesta es NO. Queda mucho por hacer estamos “años luz” de países como Alemania o Estados Unidos, que es, y como se ha demostrado a lo largo de la historia, de donde salen mucha de las ideas revolucionarias que cambian el mundo. España esto no se lo puede permitir hasta que no ayude a sus autónomos y sobre todo, a sus talentos, a sus jóvenes, pero como se está viendo, estos, tienen que volar o zarpar en busca de nuevos horizontes que le permitan tener un futuro.

 

 

Publicidad

El Rincón de Valeriano Belmonte

Publicidad

Cityplan

Publicidad

Ley de Segunda Oportunidad

Publicidad

Publíkate

Publicidad

Coníferas del Júcar

Noticias relacionadas