Sin vosotras no hay Alba

Sin vosotras no hay Alba

El papel de la mujer en el Albacete Balompié es fundamental. En las oficinas de nuestro club, y en distintos ámbitos y desempeños, trabajan cada día profesionales en máyusculas que con su esfuerzo, valía y entrega hacen de este un Alba cada día mejor.

Un Alba en crecimiento sostenido por pilares irrenunciables, como el de la familiaridad. Y en ese papel, tres de nuestras empleadas sobresalen. 

Vamos con la primera. Fidelidad a unos colores y sonrisa permanente desde las 7 de la mañana que abre la ciudad deportiva para comprobar que todo está como tiene que estar. Hablamos de Mercedes Pastor, nuestra encargada de limpieza. 20 años al pie del cañón. En las buenas y en las malas. "Es un orgullo pertenecer a la familia del Albacete Balompié”, confiesa. Un año más en el Club, se dice pronto, lleva Pris Guerrero trabajando de manera polivalente. Actualmente está en la secretaría de dirección y departamento de protocolo. Y en ese tiempo ha vivido de todo. Multitud de dispares emociones que le hacen sentir orgullo de pertenencia. Ella es nuestro primer rostro de cara a nuestros rivales, organizando cada partido a nivel protocolario, y la persona que trabaja al detalle de cada homenaje que rendimos a nuestra gente. 

Y hablando de dar la cara, María José Martínez, del departamento de Atención al Abonado, es la que trata de facilitar la vida a cada uno de nuestros albacetistas, a los que también visita en pueblos o colegios coordinando el proyecto Locura por el Alba. Lleva ligada al club desde que en 1997 empezase a hacer esporádicos trabajos como azafata en el Palco de autoridades del Carlos Belmonte. En el año 2000 realizó su primera campaña de abonos desde el puesto que hoy ostenta, y en todos estos años ha recolectado decenas de anécdotas y vivencias, que le han conducido a “conocer mucha gente importante que me ha hecho crecer como persona”.  

Más en la sombra se encuentra Marian Martínez. Ella es de números. Adjunta en el departamento financiero, ha estado en el club en dos etapas distintas aportando siempre un trabajo indispensable en el día a día de un club. La primera desde el año 2005 hasta 2010. Tras ello, volvió a formar parte del club en verano de 2017 hasta la actualidad. Lo que le hace sentirse muy unida al Alba. “Trabajar aquí es como estar en familia. Todos nos apoyamos, somo un gran equipo”.

Joven aunque sobradamente preparada. Así es la benjamina de este grupo de empleadas, Loles López. Entró a trabajar en el Fundación Albacete Femenino en la temporada 2016/17. Desde ese curso se dedica a gestionar y a hacer crecer la sección femenina del Club, y en estos más de dos años ha experimentado todo tipo de vivencias y anécdotas, pero si se ha de quedar con un recuerdo, López se queda con lo acaecido en su primer desplazamiento con el Funda. “Mi primer viaje fue a Tenerife. Inolvidable. Llegamos al aeropuerto a la hora de comer, jugadoras y cuerpo técnico habían pedido su comida y tocaba pagar. Abrí la mochila y de repente me puse blanca como la pared. ¡Me habían robado la cartera! Empezamos a buscar por todo el aeropuerto, pero nada, el avión salía en 30 minutos, fui a la policía puse una denuncia y con ella pude viajar hasta la isla", recuerda entre risas.

"Ganamos 0-5. Todos estábamos eufóricos, menudo partidazo. A la hora de volver a casa, las jugadoras hacían bromas desde el avión de que veían mi cartera, yo solo pensaba en que todavía quedaba la posibilidad de que estuviera en el autobús. Nada, tampoco estaba allí, me puse a pensar en cancelar tarjetas, pedir cita para el DNI, Carnet de conducir... Carlos del Valle quería dedicar unas palabras a las jugadoras y terminó diciendo: 'Lo mejor de todo es que tengo la Cartera de Loles...'" 

Y acabamos con la que menos tiempo lleva ligada al Club, María José Nicolás. Responsable de Desarrollo y Marketing del Albacete Balompié, ha vivido desde dentro del mundo del fútbol el crecimiento del papel de la mujer en las entidades deportivas. “Antes en los cargos directivos de clubes de fútbol solo había hombres. Ahora cada vez somos más mujeres. Ha crecido nuestro papel en la toma de decisiones. Asumimos responsabilidades”, asegura. Y ella es un claro ejemplo de ello, muchos de los miles de temas diarios que se tratan en un club pasan por su cabeza de manera eficiente y eficaz. 

Tras su larga etapa en el Real Murcia lleva desde agosto de 2017 trabajando en el Albacete Balompié, lugar del que se siente una más desde el día que llegó. “He vivido de todo. He tenido que adaptarme a un nuevo puesto de trabajo, a un cambio de ciudad y de vida, pero ha sido todo muy positivo”.

Y no solo en nuestras oficinas se nota el peso de la mujer. En otras áreas del club, como taquillas o protocolo en los días de partido en el Carlos Belmonte, muchas mujeres como María José, Azahara, Carmen, Llanos, María, Irene y María Calerohacen viable este sentimiento, el albacetista.

Sin ellas, no hay Alba

Publicidad

El Rincón de Valeriano Belmonte

Publicidad

Contigo Albacete

Publicidad

Cityplan

Publicidad

Ley de Segunda Oportunidad

Publicidad

Publíkate

Publicidad

Coníferas del Júcar

Publicidad

ASFADI

Noticias relacionadas