"Lo que de verdad importa" por José Ángel Ruiz

Estoy hasta los mismísimos, y es que toda la semana he tenido que escuchar, las gilipolleces de tertulianos idiotas, cronistas de autobús urbano y chusma de barra de bar. Y es que el tema de estos días, ha sido la compra de una casa por parte de Irene y Pablo, como si la gente de izquierdas tuvieran que vivir debajo de un puente toda la vida, y es que en este país hay mucho imbécil, que le preocupa más la vida privada del vecino que los problemas que afectan a la mayoría de la gente.

A ustedes que juzgan y critican, deberían preocuparse más por la sanidad y la educación pública, por la precariedad laboral o pensiones dignas, y no tanto de la vida privada de otros. A ustedes, los periodistas que se forran vulnerando el derecho al honor y la intimidad de las personas, pero que callan cuando violan y asesinan mujeres, desahucian y echan a gentes de sus casas. A ustedes, ciudadanos hipócritas, que les importa más lo que vestirá la novia en la boda real, que el contrato basura de un empleado de hostelería o la cajera del mercadona. A ustedes, políticos corruptos, que se acusan entre sí, engañan a la gente diciendo que han estudiado en Harvard e hicieron un máster en Alemania, hablan de viviendas dignas, y son socios de fondos buitres, se consideran socialistas, y aman el neoliberalismo económico, eso sí es incoherencia. A ustedes, tertulianos de bar, que se pasan todo el día comentando el partido del domingo, pero que les da igual si en Israel cada día asesinan palestinos o si en las costas españolas mueren inmigrantes.

Dejemos los prejuicios atrás, no seamos marujas de patio, criticando a fulano y a mengano por comprarse un chalet, no caigamos en el error de juzgar, sin antes ponernos en el lugar del otro.

Preocupémonos por lo que verdaderamente afecta en nuestra vida cotidiana, demostremos más humanidad y solidaridad con los que sufren, y esa solidaridad es imprescindible para no perder derechos, que anteriormente fueron conquistados, es más importante la vida de compatriotas que cada día se levantan a las seis de la mañana, con el único fin de ganarse la vida honradamente, manteniendo su puesto de trabajo hasta que llega la jubilación, y así poder disfrutar de sus ahorros y una pensión digna. Esto es lo que importa, y no el chalet donde vivirán Irene y Pablo. Y recordar que los especuladores, incoherentes, mentirosos, sinvergüenzas y canallas, anidan en los gobiernos y consejos de grandes corporaciones empresariales y financieras, que juegan a la ruleta rusa con la gente humilde y honesta.

Preocupémonos por lo que verdaderamente afecta en nuestra vida cotidiana, demostremos más humanidad y solidaridad con los que sufren, y esa solidaridad es imprescindible para no perder derechos, que anteriormente fueron conquistados, es más importante la vida de compatriotas que cada día se levantan a las seis de la mañana, con el único fin de ganarse la vida honradamente, manteniendo su puesto de trabajo hasta que llega la jubilación, y así poder disfrutar de sus ahorros y una pensión digna. Esto es lo que importa, y no el chalet donde vivirán Irene y Pablo. Y recordar que los especuladores, incoherentes, mentirosos, sinvergüenzas y canallas, anidan en los gobiernos y consejos de grandes corporaciones empresariales y financieras, que juegan a la ruleta rusa con la gente humilde y honesta.

Preparémonos para lo que viene, hagamos pueblo, los de abajo decidiendo y controlando a los de arriba, porque mientras no seamos libres de pensamiento, no podremos aspirar a una sociedad más justa.

Publicidad

Coníferas de Júcar

Noticias relacionadas