"Crítica de Annihilation de Alex Garland, 2018" por Manuel Ángel González

Al bucear en la obra del autor de la inquietante “Ex Machina” descubro que he asistido al primer acto de una trilogía escrita por el estadounidense Jeff VanderMeer. Sin conocer las diferencias y similitudes entre la obra escrita y rodada, aunque todo apunta a que el argumento, al menos, se mantiene intacto, lo primero que me viene a la mente es la necesidad de esta película en el momento actual.

El cine como cultura de masas supone un filtro por el que se recogen y se transforman los imaginarios sociales, políticos, culturales e, incluso, científicos. Uno de los temas recogidos en la cinta es el feminismo. No es una película feminista, pero habla de feminismo. Cinco mujeres protagonizan la siguiente expedición, de dónde nadie ha vuelto, por un giro del destino que tiene que ver con el empoderamiento en el campo de estudio de cada una, por sus circunstancias personales y, también, por la voluntad que les motiva a descubrir la verdad de lo que ocurre dentro de la zona prohibida.

La historia se podía contar con hombres, pero el autor eligió un grupo de mujeres, y, sin conocer de qué manera son representadas en la novela, en la película actúan cómo mujeres, esto es, cómo la persona que cada una es según la psicología del personaje, no se tienen que convertir en la teniente tal o en el soldado cual, ni estar enfadadas, ni hacer dominadas, ni decir palabrotas o escupir al suelo mientras beben whisky. No es la primera película de heroínas, pero no me viene a la mente una película donde los símbolos masculinos no estuvieran presentes de una forma u otra y que no se tratara de una película que adaptara hechos reales. Me acuerdo de Death Proof, de Tarantino, pero en ésta, el grupo de chicas necesitan utilizar un símbolo propio de la masculinidad del hombre como es el coche; o Kill Bill, del mismo autor, pero recordemos la proyección de la sombra del maestro, Bill o Hattori Hanzo, el hacedor de katanas, sobre el tema que mueve la película, la venganza, que se encuentran en el origen, en el medio y en el fin de la película, otorgando los motivos la capacidad y los recursos para que ésta se produzca y consume. Sin duda este tema daría para un debate que no se puede continuar aquí por un problema de espacio.

Quienes se acerquen a la película buscando un momento de disfrute, encontraran un thriller científico que les mantendrá en vilo hasta los últimos compases con un despliegue de medios y actores fabuloso. Si, además, deciden ponerse las gafas de la crítica, encontrarán elementos que les permitirán corroborar ese dialogo, más o menos oculto según la ocasión, que se produce entre el cine y la sociedad.

Manuel A Gonzalez

@capitanparidas

Publicidad

Bruno Sánchez

Publicidad

Contigo Albacete

Publicidad

El Rincón de Valeriano

Publicidad

PROGRAMACIÓN SAN JUAN 2018

Publicidad

Coníferas de Júcar

Noticias relacionadas

No hay noticias relacionadas