Mónica Márquez. Una historia de superación a través de la pintura

Mónica Márquez. Una historia de superación a través de la pintura

El centro joven de Albacete acoge esta Navidad un carrusel de actividades destinadas a los jóvenes de entre 12 y 30 años. Desde actividades lúdicas hasta deportivas que se ofrecen para enriquecer a los jóvenes albaceteños. De entre todas ellas, destaca por su valor artístico, y sobre todo humano, la exposición de pintura de la joven artista albaceteña, Mónica Márquez.

Una muestra que alberga 22 cuadros de temática variada. Cuadros de paisajes, motivos florales y, como no podía ser de otra manera en estas fechas, pinturas navideñas.

El valor y la calidad artísticas de las obras hablan por sí misma. Pero dicho valor se multiplica si conocemos más de cerca a la artista y su historia. Una historia inspiradora, de una gran valentía y de la que podemos extraer una gran lección de superación.  

Mónica Márquez es natural de Albacete, es graduada en Psicología por la UNED y padece una enfermedad que le impide utilizar sus extremidades. Postrada en una camilla, tan solo puede mover la cabeza. Una enfermedad que le ha condicionado de por vida pero que no le ha impedido demostrar su valía en la pintura y en muchos otros ámbitos. 

En una entrevista a este medio, Mónica nos cuenta que comenzó su afición por la pintura a los 6 años. Haciendo uso de una pajita y su imaginación, esbozaba dibujos en el agua. Un hábito que más tarde desarrolló para pasar a la tempera y posteriormente al óleo. Mediante práctica, formación y esfuerzo, la joven albaceteña logró llevar sus obras a diferentes exposiciones. Gracias en parte a la ayuda de la Asociación de Pintores con la Boca a la que pertenece.

Mónica también nos descubre como es el proceso de creación de sus cuadros. Partiendo de una idea, la artita emplea una técnica de acrílico y óleo. Tras escoger la temática, comienza con pintura acrílica por el fondo, estructura la obra en partes y añade los detalles y formas. Después de aplicar el acrílico, repasa los detalles con óleo para resaltar las las formas y darles luminosidad. Todo este proceso lo lleva acabo con un pincel que maneja con la boca. 

De esta manera sus cuadros pasan de una mera idea a una obra de arte. Algunas de estas obras se pueden contemplar hasta el próximo 8 de enero en la exposición que acoge el centro joven de la capital albaceteña. Una muestra que surge del talento de Mónica y el interés de la concejal de Juventud del ayuntamiento de Albacete, María Gil, bajo el lema “Un ejemplo de superación personal”

La exposición nace con el objetivo de demostrar a sus visitantes que no hay barreras. Sus cuadros, y la historia que hay detrás de ellos, sirven de motivación para los visitantes que acuden a conocer la pintura y la historia de Mónica. “Quería demostrar que, aunque estuviera en este estado se podía hacer cualquier tipo de cosas”-nos señala Mónica. 

La ambición de la joven no se detiene solo en la pintura. Mónica Márquez nos cuenta que en un futuro además de con la pintura, le gustaría dejar su huella en el ámbito en el que se ha formado, la psicología.  

Las pablaras de la artista transmiten la misma fuerza y motivación que desprenden sus cuadros. Mónica acaba con un mensaje para todos aquellos que visiten su exposición. “Si se quiere, se puede. No hay barreras para nada”

La exposición de pintura de Mónica Márquez “Un ejemplo de superación” se puede visitar en el centro joven municipal en la calle Collado Piña hasta el próximo 8 de enero.


Publicidad

El Rincón de Valeriano Belmonte

Publicidad

Contigo Albacete

Publicidad

Cityplan

Publicidad

Ley de Segunda Oportunidad

Publicidad

Publíkate

Publicidad

Coníferas del Júcar

Publicidad

ASFADI

Noticias relacionadas