“¿El desierto de la Mancha, II?” por Jesús Millan Muñoz

“¿El desierto de la Mancha, II?” por Jesús Millan Muñoz

Dentro de esta supuesta serie de artículos que deseo redactar sobre la Mancha, quizás haya que preguntarse, por qué hemos llegado a lo que somos, por qué estamos donde estamos. No solo a nivel cultural, sino a y en todos los sectores de la realidad, es decir, económicos, sociales, demográficos, culturales, religiosos, etc.

                        Si queremos analizar lo que somos, lo que podemos ser, lo que debemos ser, lo que queremos ser. En definitiva, si queremos vivir y sobrevivir en el mundo, tendremos que hacernos toda clase de preguntas… Nos gusten o disgusten, nos agraden o desagraden…

                        Quizás, lo que en otras regiones de España, llevan haciéndose desde al menos el siglo diecinueve, de forma sistemática e intuitiva, quizás nosotros, sin marcar diferencias con nadie, ni por supuesto, ni con intención de hacer ningún Estado independiente, sino con la mentalidad, de intentar vivir y sobrevivir, lo más digna y honestamente posible, y con el máximo grado de derechos, y con el máximo grado de riqueza, a y en todos los sentidos. Debemos de hacernos las preguntas, que otros, se han ido haciendo en más de cien años, nosotros tengamos que hacérnoslas en unos pocos años, no digo lustros, sino quizás en unos pocos meses, para apuntarnos al tren, subirnos al tren de la vida y al tren de la historia…

                        Nosotros nos sentimos, en general, y deseamos seguirnos sintiéndonos, dentro del concepto de Castilla, dentro del concepto-vivencia-existencia de España, dentro del concepto que está emergiendo de Europa. Pero dentro de todo ello, nosotros, como región, debemos también tener nuestro lugar correcto bajo el sol. Dentro de las 273 regiones de Europa, que actualmente conforman Europa, nosotros también tenemos derecho a la suficiente cantidad de todo lo bueno, que la humanidad y la sociedad haya ido creando y criando…

                        Nosotros no solo tenemos el derecho, sino el deber de hacernos preguntas, de buscar soluciones, de buscar respuestas, de aplicar remedios a todos los males que suframos, si es que sufrimos, y de enriquecer todo lo bueno que tengamos, que también tendremos…

                        Quizás, una de las realidades que deberíamos empezar a cambiar, es la envidia, esa malsana realidad, ese defecto o error moral grave, ese pecado capital que dirían los clásicos. Es decir, hay que alegrarse del bien, que el prójimo haya conseguido, siempre que lo haya obtenido de forma legal y moral. Y si a ti te da envidia, que tu vecino tiene un gran coche o una gran casa, porque ha puesto una industria equis, tú, puedes hacer lo mismo, o pones otra industria del mismo ramo que la suya, o pones otra industria e intentar tú conseguir de forma legal y moral, un buen coche y una buena casa…

                        La envidia de desear el mal al otro, porque el otro o la otra ha obtenido un bien o algo que nos parece un bien. Es un lastre que no nos hace crecer. Ese cambio de mentalidad, es absolutamente necesario, es absolutamente esencial. O cambiamos la mentalidad en estos aspectos, o no hacemos nada…

                        ¿Hagámonos otra pregunta, por qué Bolaños, que es un pueblo de la comarca de Calatrava dentro de Ciudad Real, dentro de la Mancha, ha demostrado tener más iniciativa y más mentalidad empresarial que el resto de pueblos de alrededor…? ¿Por qué siempre ha tenido menos desempleo que el resto de otros pueblos de alrededor…?

                        ¿Independientemente que hayan mantenido una mentalidad, que igual que Lucena de Córdoba, posiblemente, hayan sido durante siglos, no ahora, criptojudíos, es decir, durante generaciones anteriores, siglos anteriores, hubiese una comunidad judía importante, a la sombra de la ciudad de Almagro, independientemente de que este dato sea cierto o lo sea menos…? ¿Han mantenido una mentalidad más correcta en cuanto a la economía, han sido conscientes, supongo que no toda la población, pero si en una cantidad suficiente, que hay que crear negocios, empresas, sean pequeñas o medianas, que hay que copiar lo que funciona en cualquier lugar del mundo, hay que copiarlo y aplicarlo a su pueblo…?

                        Creo que esta es la mentalidad correcta. Y creo que todo el mundo, todos y cada uno de los pueblos de la Mancha, deberían aprender y aprehender aspectos de Bolaños… Es decir, o cambiamos de mentalidad, o nos iremos quedando cada vez más rezagados, porque en otras regiones de España, en otras regiones de Europa, caminarán sus caballos más deprisa que los nuestros… Sé que el cambio de mentalidad, no es cosa rápida, pero también sé, que quizás no tengamos demasiado tiempo. O lo hacemos ahora, o lo hacemos deprisa, o lo hacemos de forma sistemática, o quizás, quizás el futuro sea poco esperanzador… Es obvio, que no todo el mundo podrá crear pequeñas o medianas empresas o negocios, pero al menos, todo el mundo, puede ver bien, que otros lo hagan, no sentir esa envidia malsana, sino alegrarse, que si otros estudian y estudian carreras, puedan colocarse bien, y si otros ponen negocios, y desear que les vaya bien, pues tienen derecho a progresar… Y así, todos nos beneficiaremos. Es decir crear plusvalías, crear valor añadido…

                        Empecemos a analizar sector por sector de la realidad social, cultural, económica, etc. Y analicemos lo que podemos aprender de nosotros mismos, lo que podemos aprender de otras localidades y de otros lugares, empecemos con iniciativas privadas y públicas, y combinación de ambas. Copiemos de todo y de todos. Y apliquémoslo aquí, aquí, aquí…

                        Empecemos a ser conscientes, a intentar no tener envidia, esa envidia malsana, que por definición es no “alegrarse del bien ajeno”, incluso si ese bien lo ha adquirido de forma legal y moral. Empecemos a copiar de todo lo que se haga en el mundo, si en un lugar, pongamos un ejemplo posible, se ha fabricado la botella de aceite o de vino más grande, intentemos imitarlo aquí, para de ese modo, empezar a desarrollar e incentivar esa industria. Se fabrican en el mundo, miles de productos, analicemos, cada persona, cada industria, cada entidad, que cosa podríamos hacer aquí, o hecho aquí, perfeccionarlo, o crear otro producto paralelo… ¿Por ejemplo, las aceitunas, se venden o se manufacturan de alguna otra manera en el mundo, que todavía aquí no hacemos…? ¿?

Publicidad

Bruno Sánchez

Publicidad

Contigo Albacete

Publicidad

El Rincón de Valeriano

Publicidad

Públicidad

Publicidad

Coníferas de Júcar

Noticias relacionadas